Gracias por tu visita.

Welcome

¡Espero que disfrutéis de este espacio! Estaré encantada de leer y responder vuestros comentarios y sugerencias, ¡nos leemos!

Swat fanfic (aún sin título)




Bueno antes de empezar con el relato, solo quería comentar que esto era un proyecto en el que iba a participar en un foro, pero que no llegué a presentar, pero me gustaria seguir en ello, asi que voy a ir publicando lo que tengo escrito y si me sigo inspirando pues lo continuaré.


Judit19 dice:

Hola soy nueva por aquí, estoy de vacaciones por aquí y quería conocer a alguien de aquí para que nos enseñe la ciudad a mi hermano y a mí y alguien me recomendó este chat.

Jefferson dice:
Hola bienvenida al chat y por supuesto bienvenida a nuestra ciudad! Yo puedo hacer de guía si quieres, conozco la ciudad como la palma de mi mano. ¿De donde eres?

Judit19 dice:
Soy española, de Madrid. ¿Cuántos años tienes? Yo tengo 20 xD

Jefferson dice:
Yo tengo 23 y estudio turismo en la Universidad.

Judit19 dice:
¿En serio? Yo también quiero estudiar turismo en España!

Jefferson dice:
Uno de mis sueños es viajar a España, tu ciudad debe ser muy bonita. ¿Cuál es tu sueño?

Judit19 dice:
Pues ser feliz ^^ xD y viajar por todo el mundo.

Jefferson dice:
¿Siempre eres tan risueña?

Judit19 dice:
Me gusta ser así, ¿es un piropo o no te gusta que sea así?

Jefferson dice:
Me encanta que seas así.


Y con estas breves palabras mi mejor amiga, Judit, supo que su vida estaba a punto de dar un giro inesperado. Desde ese día nos han pasado tantas cosas, que no sabría por donde empezar a contar; así que empezare desde el principio.
Llevaba todo el día lloviendo y estaba aburrida en casa, tenía planes para salir, pero en un cambio repentino de opinión decidí coger el teléfono y prepararme para una multillamada…
_ ¡Hola chicas! ¿Estamos todas? _ pregunté.
_ Aquí Laura reportándose. ¿Por qué una multillamada? ¿No nos vamos a ver en un rato?
_ Judit , ¡presenteee! ¡Qué ganitas tengo de veros!
_ ¡Chicas yo ya estoy! _ dijo Angie.
_ ¿Falta mi prima? Yo la llamo _ dijo Judit.
_ ¿Si? Chicas espero que sea importante…estaba ocupada… _ dijo Ari con ese tono que todas interpretamos como que la habíamos interrumpido mientras estaba                 con Sergio.
_ Bueno chicas, ya estamos todas, os propongo un cambio de planes…como llueve mucho y estoy sola en casa…¿qué os parece veniros a pasar un par de noches  a mi casa? _ propuse sin mucha esperanza de que contestaran en positivo.
_ ¡Por mí perfect! No me apetecía mucho salir con la que está cayendo y tengo muchas ganitas de estar con vosotras…que os tengo que contar muchas cosas._ dijo Judit.
_ ¡Yo me encargo de la cena! _ dijo Laura, siempre que podía aprovechaba para ofrecerse a cocinar en ocasiones así, lo único malo es que cocinaba fatal, por lo que nunca la dejábamos hacerlo.
_ Laura sería mejor que me dejaras a mi la cocina y tu te encargaras de traer las bebidas._sugirió Angie entre risas.

_ Bueno vale, acepto. Pero también me encargo del postre.


_ ¡Concedido! _ dijimos las cuatro a la vez.


_ Yo me encargo de los chicos.
_ ¡EHHHHHHH! Para el carro Ari,  ¿quién dijo algo de invitar a los chicos? Siempre que vienen los chicos termina todo mal…el plan era estar nosotras juntas y ponernos al día de todo, que seguro que las vacaciones han dado para mucho…
Así siguió nuestra conversación durante otros 20 minutos. Cuando colgamos tenía asumido que esta noche aparecerían Ari y Sergio y por supuesto los amigos de Sergio, quisiera yo o no quisiera, por que así era Ariadna de testaruda; era la mayor de todas y a sus 21 años había no había muchas cosas que le faltaran por hacer. Le encantaba cambiar de look a menudo y le encantaba emparejarnos con los amigos de Sergio.  Tenía la figura perfecta, estilo y unos ojazos verdes que enamoraron a Sergio desde que se vieron por primera vez en el instituto. Había dejado de estudiar con 16 años y trabajaba en la recepción de una peluquería.
Angie tenía 19 años y era la más pequeña y era todo ternura en ella; daba más de lo que podía de sí misma cuando quería algo y cuando los demás la necesitábamos nos apoyaba en todo. Era una estudiante ejemplar y su meta era ser dueña del hotel de sus padres, por lo que estaba en la Universidad estudiando Hostelería y Turismo.
Lo más destacado de Laura era su impulsividad y lo extremadamente sentimental que era. También era la más extrovertida de todas nosotras y le encantaba navegar por Internet. En todos los grupos de amigos siempre hay algún “Hacker” pues ella era la nuestra, era capaz de encontrar cualquier información en menos de 3 minutos. Estudiaba Informática en la Universidad, pero su verdadera vocación era la cocina y a parte de su carrera universitaria estaba aprendiendo a cocinar en una academia. Todas sabemos que un día lo logrará y a sus 20 años tiene toda la vida por delante.
Y bueno, Judit; no sabría que decir de ella, lo tenía todo a sus 20 años. Dejó de estudiar cuando terminó su Bachillerato porque no tenía claro que era lo que quería hacer. Trabajaba vendiendo teléfonos móviles y por su horario desde que empezó a trabajar la vemos poco, pero siempre que tenía un día libre nos llamaba para vernos. Era muy directa y decía lo que pensaba sin preocuparse de las consecuencias, pero era una persona que sabía escuchar y con la que podías contar en lo bueno y en malo.  Era la más tímida del grupo y la más enamoradiza, nunca se rendía en el amor.
En cuanto a mí…solo diré que a mis 20 añitos adoro a mis amigas y no podría vivir sin ellas.
Aún no había terminado de arreglarme cuando sonó el telefonillo. No podían ser ellas ya…no había transcurrido ni 10 minutos desde que habíamos colgado. Me dí el último retoque y me dirigí al pasillo.
_ ¿Sí?
_ Hola Seri, soy…
_ Sé quien eres, lo sé de sobra. ¿Qué narices haces aquí?  Te dije que no volvieras por aquí.
_ Escúchame por lo menos, por favor. Tengo algo importante que decirte.
Suspiré…no sabía que hacer…si debía escucharle…así que me disponía a colgar…cuando gritó:
_ ¡Voy a intentarlo con Judit!
Y sin saber que otra cosa decir contesté:
_ Vente esta noche a las 10; podrás verla. _ y colgué.
Estas últimas palabras retumbaron en mi mente: “¡Voy a intentarlo con Judit!” ¿Por qué me molestaban? Yo sabía lo que mi mejor amiga sentía por Aaron desde los 14 años y también sabía lo que él sentía tanto por ella como por mí y tenía una cosa muy clara: no le iba a romper el corazón a mi mejor amiga. ¿Pero yo tenía que romper el mío? Se suponía que no rompería mi corazón porque no me gustaba Aaron, o por lo menos, eso pensaba yo, pero esas palabras seguían retumbando en mi mente: “¡Voy a intentarlo con Judit!”
Aaron, Judit y yo nos conocimos en nuestro primer año de instituto; los tres éramos nuevos y eso nos unió mucho, todo lo hacíamos juntos: salíamos, hacíamos los deberes, estudiábamos… Pero un año después pasaron dos cosas que cambiaron nuestra amistad: Judit le confesó a Aaron que estaba enamorada de él desde el primer día que pasamos los tres juntos, ella nunca recibió respuesta, pero lo que nunca supo fue que Aaron me confesó que estaba enamorado de mí pocas semanas antes y que incluso quedamos varias veces a solas, yo estaba dispuesta a intentarlo con él, pero cuando Judit le confesó sus sentimientos…decidimos dejarlo, no queríamos hacer daño a nuestra amiga…así que Aaron desapareció de mi vida para siempre.

Eran casi las 8 de la tarde y ya estaba sonando el telefonillo. Eran Judit y Ari.
_ ¡Hola Xurrita! ¡Tengo que contaros tantas cosas de mi viaje! Ha sido el mejor de toda mi vida. _ dijo Judit abrazándome.
Y yo no podía dejar de pensar en las palabras de Aaron: “¡Voy a intentarlo con Judit!” y ella parecía que lo sabía, venía guapísima y con cambio de look, se había cortado el pelo y había cogido un bronceado precioso durante las vacaciones. Llevaba puestos sus vaqueros favoritos con una de sus mil camisetas, pero había escogido la más escotada, así Aarón no podría resistirse a sus encantos cosa por la que yo me tendría que alegrar, ¿me alegraba?

Volvió a sonar el telefonillo, eran Angie y Laura, como siempre, llegaban tarde. Hubo ronda de besos y abrazos y Judit comenzó a relatarnos lo sucedido en su viaje, mientras yo seguía dándole vueltas a las palabras de Aarón sin prestar mucha atención hasta que escuché:
_ Chicas, ¡creo que me he enamorado! He conocido al chico perfecto, creí que nunca me iba a pasar y que siempre estaría enamorada de Aarón...pero por fin he conocido a alguien que me corresponda.

Y de repente me empecé a hacer mil preguntas: ¿qué pasará esta noche? ¿Dejaría escapar Judit al amor de su vida o tendría el valor de rechazarle y comenzar de nuevo con el chico del que nos había hablado? ¿Podía yo permitir que Aarón se estrellara delante de todos nosotros? No me quedó más remedio que dejar que todo siguiese su curso.
_ ¿Quién ha preparado la cena?_ pregunté para intentar despejar mi mente.
Todas me miraron como si hubiese cometido un crimen y Laura me respondió:
_ La ha preparado Angie, ya que no me dejasteis prepararlo. Como dije, he traído el postre y como homenaje a nuestra recién llegada amiga he traído fondeé de chocolate con frutas. _ puso su cara más traviesa y añadió: _ Solo se comerá en compañía de los chicos. Ari te acordaste de decírselo a Sergio, ¿verdad?
_ Por supuesto_ contestó Ari a carcajadas.
_ Chicas, ¡sois increíbles! vamos a cenar...

Y a las 10 en punto sonó el telefonillo...
_ ¿Sí?_ contesté
_Soy yo_ y Aarón ya estaba aquí. En mi cabeza volvieron a resonar sus palabras: "Voy a intentarlo con Judit".
En menos de un minuto sonó el timbre y Judit abrió la puerta, y allí estaba él, me atrevería a decir  que más guapo que nunca, pero de repente mi amiga le cerró la puerta en las narices.
_ Tía ¿cómo no me avisaste de que venía?_ me preguntó a voz en grito.
 Ignoré sus palabras y regresé para abrirle la puerta.
_ Ho...Hola, ¿qué le ha pasado?
_ No lo sé...será mejor que se lo preguntes tu mismo_ me apresuré a contestar.

Fin capítulo 1



Judit se encaminó a la habitación de invitados, a veces me sorprendía. No lo puedo comprender, ahora que Aarón estaba en la fiesta dispuesto a salir de allí con ella...¿huía de él? Me forcé a seguirla y hablar con ella.

_ Hey, xurry, ¿qué ha pasado?_ le pregunté.

No me había parado a pensar en la reacción que tendría ella ante esto, pero tampoco pensé que ella vendría con un amor bajo el brazo de su viaje por Latino América...

_ Prometimos que la próxima vez que nos viésemos íbamos a intentarlo, pero ahora no se si estoy preparada._ me contestó.

En ese momento, llamaron al telefonillo.

_ Sal fuera, esta fiesta es para ti. Disfruta y no te agobies. _ le dije. La abracé y la dejé pensativa en la habitación, fui a abrir la puerta cuando deparé en que Aarón iba de camino a la habitación.


_ Hola Judit, ¿qué tal te ha ido en todo este tiempo?
_ Bien Aarón, ¿qué estás haciendo aquí?_ preguntó confusa mi mejor amiga.
_ Necesitaba verte, saber de ti, después de tanto tiempo sin vernos, he comprendido que no te puedo dejar fuera de mi vida. En realidad ni yo me explico qué es lo que me ha hecho venir hasta aquí.
_ No entiendo qué es lo que quieres decir. Sabes perfectamente que hicimos una promesa, ¿estás aquí para jugar conmigo?_ preguntó.
_ ¿Por qué no confías en mí? No he olvidado nuestra promesa y estoy aquí a propósito, nunca me había planteado tan en serio estar contigo. Han pasado muchos años desde que nos conocemos y poco a poco, sin darme cuenta, creo que me he ido enamorando de ti._ confesó Aarón.

Judit no podía creer lo que estaba escuchando, llevaba locamente enamorada de Aarón desde la primera vez que le vio en el instituto, hace ya unos 7 años; incluso le había confesado sus sentimientos...
_ No sé qué decir Aarón...nunca esperé que me correspondieses...es más esta promesa me parecía algo difícil de cumplir, llevas más de un año desaparecido y creí que era porque querías evitar a toda costa que pasara algo entre nosotros._ dijo Judit aún confusa.
_ En realidad, en un principio, sí me fui con esa intención. Yo no quería hacerte daño y sabía que si seguíamos viéndonos, sin yo tener las cosas claras, te lo terminaría haciendo. Yo siempre supe qué tipo de relación querías tener conmigo pero hasta ahora, no me sentía preparado para mantenerla_ intentó explicar Aarón.

 _ ¿Me darás una oportunidad o es demasiado tarde?_ preguntó con ansiedad.

Ella no dijo nada y después de un incomodísimo silencio Judit se acercó a él y le dio el beso más dulce que jamás le habían dado.
_ Esta es mi respuesta._ añadió con lágrimas en los ojos.

Se quedaron un rato mirándose, él le quitó las lágrimas de la cara con la yema de los dedos y dijo:
_ Vamos a la fiesta, es en tu honor, y creo que ha llegado todo el mundo.

Salieron agarrados de la mano y todos aplaudimos cuando les vimos. Nadie podía creerse que por fin después de siete años estuviesen juntos. Yo me alegraba por mi amiga, pero mi corazón se heló cuando salieron agarrados de la mano, fue cuando me di cuenta de lo mucho que me gustaba el ahora novio de mi mejor amiga. Angie se acercó:

_ ¿Qué es lo que está pasando? ¿Tú sabías algo de esto? Esto no me gusta nada. ¿No nos acaba de decir que creía que se había enamorado? Voy a hablar con ella ahora mismo.
_ Déjala que disfrute, lleva 7 años enamorada de él y por fin ha conseguido ser correspondida._ Le dije a Angie con amargura.

Ari y Laura se acercaban, yo no podría disimular ante ellas mi decepción así que decidí salir a la terraza y escuchar desde allí:

_ Chicas, ¡estoy emocionada, no pensé que mi primita lo consiguiera! Espero que disfrute tanto como yo con Sergio. Se lo merece. _ dijo Ari
_ Bueno, por lo menos alguien se tomará el postre, ya empezaba a pensar que nadie iba a tomar fondee de chocolate..._ añadió Laura con cara traviesa.
_ Tenemos que hablar con ella, no quiero que esté confusa. ¿No dijo que había conocido a alguien? _ insistió Angie.

Si alguien en la fiesta conocía a la perfección a mi mejor amiga a parte de mi, esa era Angie, conocía a Judit desde el primer año de bachillerato y se hicieron inseparables porque eran igual de frikis, habían escogido el bachillerato de Humanidades y les encantaba la asignatura de Latín...y bueno tenían un vicio secreto...se morían por los dramas asiáticos.
Yo sabía perfectamente que Angie tenía razón... teníamos que hablar con ella...nos acababa de confesar que estaba enamorada y resulta que sale de la habitación con Aarón de la mano, esto no era normal en nuestra amiga.

_ Chicas, ¡mirad hacia la terraza! _ gritó Ari abrazando a Sergio.

No lo podíamos creer, Laura se encontraba comiéndose el postre... y bien comido con Fer,  el hermano mayor de Sergio... esta noche estaba siendo caótica del todo. ¿Desde cuándo Laura se soltaba tanto la melena?

_ ¿Es cierto lo que ven mis ojos? _ preguntó Judit con cara de incredulidad a Aarón.
_ Ya ves, tus amigas no pierden el tiempo, cariño.

¿Cariño? ya no podía soportarlo, de un día para otro ya la llamaba cariño... Tenía que tomar el aire o iba a explotar.



FIN

_ Hola Seri, cuanto tiempo sin saber de ti.
_ Hola Alex, ha pasado bastante tiempo, ¿qué es de tu vida?
_ Pues ahora estudio en la Universidad, estoy más centrado y tengo las cosas más claras; es más, esta noche tenía muchas ganas de verte.
_ Bueno yo también me alegro mucho de verte Alex, me dejó preocupada verte tan mal como te vi la última vez, me alegra saber que estás bien y has podido salir de toda esa mierda, sabía que tenías potencial y que no lo desperdiciarías. Y más vale tarde que nunca para darse cuenta.
_ ¿Te apetece que nos veamos algún otro día? Tú y yo; nadie más. Me gustaría contarte que he hecho con mi vida estos 6 meses.
_ Alex... yo... tampoco soy la misma de hace 6 meses.


 ¿Cómo salgo de esta? Alex y yo...no podía pasar por esto otra vez... ninguna de mis amigas sabía de mi aventura con Alex, era el mejor amigo de Sergio, pero también el más estúpido, creído, narcisista y lo peor...ESTABA INCREIBLEMENTE BUENO, pero debajo de ese tipo de imagen exterior, se escondía el chico más tierno, cariñoso y sensible que había conocido... y su vida no había sido precisamente fácil... de ahí que escondiera su verdadera personalidad...pero bueno a mis amigas no les caía bien, por lo que lo mantuve en secreto... si algún día se enteraran creo que lo comprenderían.

_ Está bien, hace mucho que no sabemos nada el uno del otro, los dos hemos cambiado, ¿no crees que deberíamos conocernos?_ me dijo repentinamente.
_ ¿Conocernos? ¿No nos conocemos bastante bien ya? Bueno vale, me apetecería saber que ha sido de tu vida y que te ha hecho cambiar tanto, o por lo menos comprobar si has cambiado...
_ Fíjate si he cambiado que he conseguido ser amable con tu insufrible mejor amiga... está buenísima, las cosas como son...pero es una auténtica....
_ ¡Aleeeeeeeeeeeex! Es mi mejor amiga, ¿lo recuerdas?_ le dije riéndome a carcajadas. Y esa fue mi primera sonrisa de la noche.  
_ Debemos entrar, me estarán buscando como locas, esta fiesta era para estar juntas y celebrar que mi mejor amiga regresaba de su ruta por Latino América.

Y con esas palabras dejé a Alex aún en la puerta del portal y me dirigí hacia el ascensor.

_ Tía, ¿dónde estabas? Esta fiesta está resultando ser un caos, Laura ha perdido completamente los papeles, como la dejemos, esta noche la pasa con Fer y luego vienen los llantos y los arrepentimientos_ dijo Angie
_ No te preocupes Angie, disfruta de la fiesta, es mayorcita para saber lo que se hace...además, ¿por qué no estás hablando con Kixpo? Hace un siglo que te gusta y me consta que tu también le gustas... pero ninguno de los dos os acercaís... como no des el primer paso...creo que te quedarás con las ganas de besarle...
Mi amiga se ruborizó y se encaminó hacia Kixpo, estaba sentado en la butaca donde me solía sentar siempre que algo me removía... y a él, parecía que algo le removía también.

_ ¡Hola Kixpo! Pareces distraído, ¿quieres que hablemos?
_ Ah, hola Angie, ¿como estás? ha pasado tiempo desde que nos vimos por última vez, ¿hay novedades en tu vida? _ dijo Kixpo con frialdad.
_ No se qué te pasa, pero creo que no me merezco este trato, así que cuando te relajes, si te apetece, ven a buscarme.

Vi a Angie cruzar el salón, camino a la cocina con cara de decepción.

Esta fiesta estaba resultando ser un caos de verdad, Angie decepcionada, Laura descontrolada, Judit algo confusa, yo a punto del ataque de histeria o celos, mejor dicho; la única que de verdad estaba disfrutando de la fiesta era Ari, que no se había despegado de su chico en toda la noche, como siempre desde que comenzaron a salir.

Mientras yo hacía un resumen mentalmente de todo lo que estaba sucediendo, en la cocina...

_ Angie, ¿por qué estás así?_  la voz de Kixpo la hizo parar su llanto.
_ Déjame sola, no me apetece verte.
_ Anda no seas tonta, ¿qué te ha pasado?, hace un momento estabas bien_  Kixpo no entendía nada.
_ No entiendes nada, no entiendes que me afecta mucho cuando me hablas mal, no entiendes que me preocupa cuando no te encuentras bien o cuando te sientes mal, no entiendes que..._ Angie se calló de repente, ¿pero que estaba ocurriendo?
_ ¿Qué es lo que no entiendo, Angie? ¡Dilo ya de una vez!
_ Lo que no entiendes es que estoy..._ pero Angie no terminó su frase, Kixpo se acercó a ella y con un beso la calló. Ya no lloraría más delante de él. 
_ ¿Cómo te atreves...?_ y Angie le soltó un bofetón que le dejó anonadado, y le dejó plantado en la cocina. 
Y tras esa escena en la cocina decidí reunir a mis amigas y dar por terminada la fiesta. 



 Media hora más tarde, tras recoger todo el desastre... 



 _Chicas, ¿os podéis creer que por fin estemos juntos?¡Ha sido una de las mejores noches de mi vida!_ decía Judit embobada. _ ¡Gracias Seri!_ me plantó un gran beso.La abracé en respuesta y comencé a desahogarme: 



 _¿Se puede saber qué narices os pasa?_ pregunté incrédula. Todas me miraron atónitas y yo seguí mi con mi discurso, le iba a dedicar una palabritas a mi mejor amiga: 



 _Judit, sabes que te quiero muchísimo y por eso te digo esto, ¿qué narices haces con Aaron? ¡No hace ni 24 horas que nos has dicho que te enamoraste de alguien en tu viaje! 



_ Ya pero...- mi amiga estaba a punto de protestar pero la detuve. 



_Te encanta ser el centro de atención siempre y te dan igual los sentimientos de los demás, solo piensas en ti, tienes que empezar a centrarte y dejar de vivir en tu mundo; se que el mundo real es duro, ¡pero espabila!- sabía que estaba siendo injusta con ella, pero en cuanto comencé a hablar no pude parar. Mi mejor amiga no entendía nada, ahora iba a por Laura, esta también tenía un problema serio: 



_Y tu, Laura, ¿qué se te pasó por la cabeza para soltarte tanto la melena? En cada fiesta estás con un chico nuevo y hoy has jugado con el hermano de Sergio quien, por si no lo recuerdas, casi nos dobla la edad. Mi mirada se desvió hacia Ari en busca de apoyo, pero ella la ignoró por completo. 

_ Y por último, Angie ... Si te gusta Kixpo desde el mismo día en que le conociste, ¿por qué le pegaste ese bofetón en la cocina? No hay quien te entienda. 

Y tras un silencio incómodo... 



 _Seri que sepas que estoy muy celosa- dijo rompiendo el silencio Ari, _para todas nuestras amigas tuviste una regañina menos para mí. 
 De repente rompimos todas a reir, Ari no tenía remedio, querer que le regañara a ella también.
_Bueno chicas, ha sido una noche rara y se que prometimos noche de chicas, pero me debo ir a casa a "meditar"- dijo Judit remarcando el meditar mirando en mi dirección. 
_Yo me marcho contigo- dijo a continuación Angie. 
_Esperdame chicas, no os vayais sin mí. -añadió Laura. 
_¿De verdad os marchais todas?- pregunté incrédula. 



Y miré a Ari, era la última q quedaba y no se había pronunciado y por fin añadió: 
_Yo me quedo contigo. 
Eran las tantas de la madrugada y ya se había ido todo el mundo, recé para que Ari se quedara dormida y no preguntara que estaba pasando, pero la conocía demasiado bien, seguro que amaneceríamos hablando, pero una cosa tenía clara: no podía contarle ni lo de Aarón, ni lo de Alex. 



                                                                                                                         FIN.

_ Vaya bronca nos ha caído,  ¡¿alguien sabe que mosca le ha picado a esta?!_ Laura estaba indignada.

_ No le deis importancia, debe haberle sucedido algo que no nos ha contado por no estropear la fiesta, ademas os recuerdo que ella no quería chicos en casa, quizás ha sido eso. - el intento de defenderla de Angie fue nulo, teníamos que averiguar lo que le pasaba a nuestra amiga. No solo había sido la bronca, había estado muy rara y molesta durante la fiesta. ¿Desde qué momento? Durante la charla telefónica de hacía una horas parecía completamente normal.


_Bueno chicas, descansad, yo sigo con mi fiesta particular_ dijo Laura con sonrisa picarona.  

Y de entre las sombras salió Fer, el hermano de Sergio.


_Creí que no saldrías de ahí en la vida cariño_ dijo acercándose a sus labios.

_ ¿Cariño? ¡¿A quien crees que llamas cariño?!_ Laura era la peor actriz del mundo.

Y antes de que pudiésemos decir nada ya se habían marchado, no daba crédito a lo que habíamos presenciado,  ¿realmente estaban saliendo Laura y Fer o sería otra conquista que añadir a la lista? Oh Dios mió,  había muchas cosas de las que  hablar, así que ya que mi primita se había quedado a dormir con Seri, se me ocurrió que Angie se quedara en mi casa por esta noche, tenía que liberar mi mente, aún no me podía creer que Aarón y yo estuviésemos juntos y realmente me daba mucho miedo fastidiarla.

Media hora después estábamos ya en casa, preparamos mi disco duro y decidimos ver el primer dorama que habíamos visto juntas, "Boys before flowers", nos apasionaba y además nos lo pasábamos genial fantaseando con quien nos quedábamos cada una de los protagonistas y con ir a Corea y quizá encontrarnos con uno de ellos.

_Sería increíble ir allí y encontrarnos con alguno, ¿verdad?_ Angie se convertía en una quinceañera soñadora cuando veíamos doramas. Éramos ya mayorcitas pero nos convertíamos en completas adolescentes bajo la influencia del mundo asíatico.

_ Si, Angie, no podemos seguir fantaseando con ir, tenemos que ir._ contesté convencida a mi amiga. Pero yo necesitaba otra cosa de mi amiga así que esperé a que terminara el capitulo que estábamos viendo.

_ Angie, estoy confusa, aún no entiendo lo que ha pasado esta noche. ¿Qué le ha pasado a Seri?

_ No lo se, pero hay algo que estuve hablando con ella durante la fiesta y en eso compartimos opinión. ¿No dijiste que te habías enamorado de alguien? No es normal en ti estar enamorada de una persona y comenzar a salir con otra_ dijo con tono de preocupación.

_ Sí, conocí a alguien, pero ese alguien tiene una vida a miles de kilómetros de aquí. ¿No crees que debo seguir adelante con mi vida? _ yo sabía que estaba siendo injusta con Jeff, pero ¿qué podía hacer? si no me daba la oportunidad con Aarón nunca sabría lo que pasaría, incluso me había reservado para él. Me había jurado a mí misma que un paso tan importante lo haría si estaba completamente enamorada, y había fantaseado desde los 15 años con ese momento y sabía que tenía que pasar con Aarón.

_ Judit, ¿estás segura de lo que me estás diciendo? ¿Qué harías si apareciese Jeff aquí? ¿Serías capaz de enfrentarte a él y decirle la verdad o en cambio te haría dudar? Porque si dudas... No estás enamorada de Aarón. Te aferras a un recuerdo y no pasas página y no quiero que sufras. _ mi amiga estaba realmente preocupada y sinceramente, a mi también me preocupaba bastante tras analizarlo.

_ Angie, tengo otra cosa que preguntarte, ¿no sabíais de la relación entre Laura y Fer?_ sí, lo reconozco, estaba cambiando de tema. Pero no podía seguir pensando en eso por esa noche. _ Me he quedado alucinada al ver como la estaba esperando y ¿llamarla cariño?

_ Te lo concederé solo porque lo de Laura también tiene tela marinera eh_ advirtió mi amiga tras mi cambio de tema. _ No, Seri y yo no teníamos ni idea, ¿quizás Ari lo sabría? Fue la única que no pareció sorprenderse.

Lo cierto era que Angie tenía razón, mi primita no pareció sorprenderse para nada, y con lo protectora que era con Sergio y su familia, su reacción habría sido bastante diferente si se acabase de enterar sin que nuestra amiga se lo hubiese dicho. Tenía que hablarlo con ella. Cuando me quise dar cuenta Angie no hablaba y eso solo podía significar una cosa: se había acabado mi noche de cotilleo y no le había preguntado sobre lo más importante.

_ Una ultima cosa, y prometo que no te molesto. Angie, ¿qué pasó con Kixpo en la cocina?

_ Es una larga historia que se resume en que me besó sin mi consentimiento_ y así supe que nuestra conversación llegó a su fin, así que la dejé dormir tranquila, me fui a buscar mis auriculares, y al son de Dos hombres y un destino de David Bustamante y Alex, me quedé dormida.

Me encontraba paseando por el parque cercano a mi antiguo instituto, ¿volvía a tener 15? si. Y allí estaba Aaron, esperándome, guapísimo, con su pelo alborotado; llegaba de correr como de costumbre, solíamos quedar allí para luego pasarnos la tarde tirados en el cesped. Hoy parecía emicionado:

_ Hola cariño, tenía muchísimas ganas de verte _ me dijo posando sus labios en los míos. ¿Qué estaba pasando? Fuese lo que fuese, no queria abandonarlo.

_ ¿Desde cuando estamos juntos?_ preguntaba mi yo adolescente quinceañera. Él me miraba extrañado y no parecia agradarle mucho esa reaccion.

A los pocos instantes ya no me encontraba con Aaron, estaba perdida en Mexico, ¡iba acompañada de Jeff!  Hacía de guía y me enseñaba la ciudad.

_ Cuando vengas a vivir aquí, podríamos mudarnos a este barrio _ él, de verdad parecía ilusionado.

_ Vendré pronto, quizás para el verano que viene y jamás me iré. _ ¿Que le pasaba a mi cabeza?

 Y volví, había una fiesta en mi honor y ahí estaban los dos, esperándome. y todas mis amigas me decían:

_Judit, tienes que decidirte.

Escuché un sonido de lejos y me desperté, era mi despertador, las 7.30. ¿Por qué no lo había desconectado? Aún seguia de vacaciones, pero mejor porque estaba teniendo un sueño bastante raro y no se como habría terminado. ¿Mi cabeza me intentaba decir algo? Si, que fuese clara con Jeff. Ya que ayer dejé claro que me decidí por Aarón.

_ ¿Qué hora es?_ preguntó Angie adormecida.

_ Son las 8.00 de la mañana, sigue durmiendo, aún es pronto _ le dije a mi amiga.

_ Solo si te echas aquí conmigo. Y nos volvimos a dormir.


FIN 

Esa misma noche en otro lado de la ciudad...

_ Bueno Seri, estoy ansiosa por escuchar por qué has estado tan rarita esta noche y quiero todos los detalle, si pensabas que te ibas a librar del interrogatorio, lo llevabas claro, bonita_ dijo mi amiga riéndose.






_ Sabía que lo harías Ari, no te estaba evitando, solo quería dejarlo todo recogido_ mentí.

Mi amiga sabía que acababa de mentir, yo solo recogí todo con la esperanza de que ella se durmiera mientras yo recogía, pero no hubo manera, aguantó hasta que ya no me quedó más que hacer.

_ Entonces, ¿no me vas contar lo que te pasa?_ Ari me insistía, pero yo tenía una lucha interna, sabía perfectamente que por más que la intentara engañar, lo sabría. No podía ocultárselo, pero no quería que me juzgara, ¿lo haría? Las amigas se supone que no hacen esas cosas...pero ¿podría confiar en ella? Al fin y al cabo Judit era su prima y yo no quería que ella supiese nada.
_ Sigo esperando..._ me insistió.
Y ya no pude más.
_ ¿Esperando? ¿Qué es lo que esperas que te diga? ¿Qué estoy locamente enamorada de Aarón desde hace años, pero que como se que tu prima también lo está lo dejé pasar?_ estaba gritando a mi amiga, pero estaba tan frustrada que no podía parar y además necesitaba que alguien lo supiera, pero no estaba segura de que Ari fuese la persona idónea.
_ No doy crédito, ¿me estás diciendo que estás enamorada del novio de mi prima?_ Ari estaba alucinada, seguro que no se esperaba algo así.  _ En serio Seri, si te gusta tanto Aarón, ¿por qué no has intentado algo con él antes de animar a mi prima a que lo hiciese?
Y claro si le contaba que, en realidad, Aarón quería estar conmigo, que le rechacé porque sabía que le gustaba a mi mejor amiga, sería demasiado para ella.
_ Ari, yo no podía hacerle eso a Judit, es mi mejor amiga desde el instituto, yo simplemente lo rechacé. _ Mierda, había metido más la pata.
_ ¿Cómo que lo rechazaste?_ Oh! Ari estaba fuera de si. _ ¿Aarón se te declaró y le rechazaste? ¿Y nunca se lo dijisteis a ella?
_ Decidimos que lo mejor para todos era que las cosas siguieran como estaban; yo no quería que ella sufriera, decidí sufrir yo y en realidad cuando ella dijo que se había enamorado de otro esta tarde me alegré, por fin podría buscar a Aarón y decirle que me daba igual todo y que le quería.
_ ¿Pero..?_ ¿no iba a terminar el interrogatorio nunca?
_ Pero nada, se presentó aquí y me dijo que quería intentarlo con ella y le invité a venir esta noche a la fiesta, quería ver como ella le rechazaba, de verdad, y así tener una oportunidad con él...pero cuando les vi salir de la mano me di cuenta de mi error. _ Yo había estallado, pero que a gusto me había quedado, al menos Ari sabía lo que estaba pasando. _ Ari, prométeme que no le contarás nada de esto a Judit, ahora que está con Aarón no quiero que se preocupe por esto, yo no me interpondré nunca entre ellos.

_ Bueno, lo prometo, pero que conste que sigo pensando que si te gustaba Aarón podrías haber hecho algo al respecto, ¿qué tiene ese chico que os vuelve locas a todas?_ dijo mi amiga entre carcajadas.

_ Ya que estamos de confesiones... _ y antes de que terminase la frase Ari me interrumpió.

_ ¿Hay más?

_ Ummm no se como decirte esto sin que pienses que estoy loca. _ yo seguía dudando si seguir contándoselo a Ari, eso era Top Secret. _ Bueno este verano... digamos que no he estado sola.

_ Ay Seri, ¡no te andes por las ramas!_ gritó mi amiga.

_ Bueno, he estado saliendo con alguien, ya sabes, viéndonos y demás, se trata de... bueno no se como decirte esto, he estado saliendo con Alex_ por fin lo había soltado y estaba viendo la cara de mi amiga. _ Si Ari, ese Alex, el mejor amigo de tu novio.

_ ¿Ese que ninguna aguantamos? ¿Pero y como ha pasado?_ ahora si que no daba crédito de lo que escuchaba Ari.

_ Si, ese. No sabría como pasó, solo pasó. Vosotras estabais todas fuera, yo sola aquí y un día me le encontré y bueno... ya no diré más, solo que no es como nosotras creíamos Ari.

_ No me digas que te gusta, ¿te gusta?_ preguntó. _ ¡Oh, Dios, claro que te gusta!

_ Bueno, no se si me gusta, pero quiero averiguarlo. _ Dije con una sonrisa._ Y ahora, hagamos el favor de dormirnos, son las seis de la mañana, y mañana quiero reuniros a todas otro rato.



 En el piso de Fer...

_ ¿A qué esperas para contarles a tus amigas lo nuestro?_ me preguntó Fer molesto.

_ Ay Fer, no te agobies, ¿qué interés tienes tu en que mis amigas sepan lo nuestro?_ dije acercándome a sus labios.

_ Pues quizá dejarían de pensar en mí como un asalta cunas que ronda a su amiga_ replicó Fer zafándose de mi beso. _ Lo pude leer en la mente de tus tres queridas amigas cuando nos vieron liarnos en la terraza.

_ Fer, no seas tonto, te estás comportando peor que nosotras y ya no eres un crío. Además, ¿desde cuándo te importa lo que piensen mis amigas de ti?_ volví a besarle.

_ Laura, todo lo que sea importante para ti lo es para mi y sé que te preocupa, en especial, la opinión de Ari. _ dijo él esta vez respondiendo a mi beso.

_ Te quiero. _ respondió Laura.

Y terminaron la noche jugando a un juego, que se alejaba bastante de ser un juego de niños, olvidando así las preocupaciones que les rondaban y haciendo lo que mejor se les daba; amarse.


FIN

La canción Call me maybe no dejaba de sonar.

_ Judit, tu móvil no deja de sonar_ dijo Angie adormilada aún.

Ahora sonaba  A song calling for you.

_ Y ahora suena el tuyo bonita_ respondí entre risas.

“Hola chicas, necesito una reunión urgente con todas, tengo varias noticias que daros. A las 15 donde siempre. Besitos, Laura”

_ Seguro que quiere contarnos lo de Fer, ¿es que se piensa que no nos dimos cuenta ayer?_ decía Angie.

Pero yo sabía que mi amiga tendría algo importante que decir, nos quería reunir a todas y eso no era propio de Laura, si ella nos reunía sería para algo gordo.

No nos habíamos dado cuenta pero eran las dos del mediodía cuando nuestra amiga nos envió el sms, había conseguido conciliar el sueño después de que mi estúpida conciencia me jorobase la noche. ¿De verdad estaba dudando entre Jeff y Aarón? De Jeff me separaba un océano y a Aarón le tenía aquí, pero me había sentido tan a gusto los quince días que pasé con Jeff en Colombia... Con él todo era simple, sabía como entretenerme y me hacía sentir especial o ¿quizá yo me había sentido así después de estar enamorada de alguien que no me correspondía? ¿Necesitaba sentirme querida y me dejé querer por Jeff? ¿Había jugado con él? No, no había jugado con él, ¿quién se iba a imaginar que cuando llegara de mi viaje Aarón se declararía?

_ ¿En qué estás pensando? ¿Has visto que hora es y tu sin arreglar?_ mi amiga me sacó de mi mundo.

_  ¡Jodeeer! ¡Llegamos tardeee!_ cogí lo primero que pillé del armario, me di uno poquito de color en la cara y salimos de mi casa casi corriendo.

_ ¡Taxi! _ Angie estaba que trinaba, a pesar de vernos correr, el conductor del autobús no quiso esperarnos.

_ ¿En que andabas pensando antes? Por tu culpa vamos a llegar tarde. _ me regañó Angie. _ ¿Te sientes culpable eh?_ mi amiga sonrió por fin, quizá después de Seri, era la que más me conocía.

_ No es culpabilidad, es inseguridad. No se si está bien. Yo no tenía planeado que Aarón hiciese lo que hizo, y dejé a Jeff esperando por mí, acepté lo que Aarón dijo sin pensar en él. Y lo peor de todo, es que no sé si tomé la decisión correcta. Por cierto, no te creas que se me ha escapado lo que pasó ayer con Kixpo, te libras del interrogatorio porque estamos llegando al parque, pero tenemos una conversación pendiente._ le dije a mi amiga con tono de advertencia.

Bajamos del taxi casi corriendo y allí en la mesita en la mesita del parque en la que nos llevábamos reuniendo años y años, aquella mesa que había escuchado tantas confesiones, sueños e ilusiones, estaban esperándonos nuestras amigas. 

_ ¿Dónde narices os habíais metido?_ Laura estaba histérica.

_ Lo siento chicas, culpa mía, no podía salir a la calle con las ojeras que tenía._ puse cara de disculpa y todas rieron.

_ Bueno Laura, ¿nos dices el motivo de esta reunión tan precipitada?_  Seri parecía impaciente.

Laura nos miraba a todas con un poco de miedo, ¿qué estaba pasando? y después de unos minutos y un largo suspiro: 

_ Bueno, no quiero que penséis que estoy loca o algo por el estilo pero llevo desde el comienzo del verano saliendo con Fer. Yo...Siento habéroslo ocultado, simplemente quería estar segura de que esto iba en serio. Se que pensaréis que esto es un juego para mí por mis comportamientos anteriores, pero de verdad vamos en serio._ Laura nos miraba con cara de culpabilidad por habernos ocultado su relación. 

_ ¡Me parece una auténtica locura! ¿Tenía que ser Fer?_ Ari estaba teniendo justo la reacción que todas esperábamos. _ Estás loca Laura, en serio, tiene 10 años más que nosotras, vive a 100 km de aquí y es el hermano de Sergio. 

_ No estoy loca, la edad no me importa, me entiende, me aguanta y me quiere. Y también te informo de que ahora vive aquí. _ respondió Laura con gesto triunfal.

_ Ari, no hagas de esto un drama, Laura es mayorcita y sabe lo que hace. _ dije yo para quitar un poco de hierro al asunto. _ Además, ¿qué tiene de malo?

_ Judit, no me vengas con gilipolleces, es el hermano de Sergio, si algo sale mal nos veremos involucrados.

_ Sabes tan bien como nosotras que eso no sucederá, vaya bien o mal siempre estaremos juntas, ¿verdad?_ dijo Angie mirándonos a todas. _No podemos permitir que esto se estropee por nada, sois lo mejor que tengo.

_ ¡Qué dramáticas sois!_ dijo Seri. _Nada se romperá, Angie. ¡Os quiero!


Y estallamos todas de risa, ¿qué le estaba pasando a Seri? Esta chica nos volverá locas, ayer parecía que nos odiaba y hoy parecía que volvía a la normalidad. No me importó su cambio de humor repentino, yo quería a mi mejor amiga de vuelta y allí estaba dándonos esperanzas.


Y tras un breve silencio y sabiendo que Laura no había acabado sus confesiones:

_ ¿Eso no es todo, verdad?_ interrogué a mi amiga.

Volvió a suspirar y habló:

_ Nos vamos a vivir juntos. _ nos dijo con una gran sonrisa de felicidad.

_ ¿Estás segura? _ Ari ahora ya no sonaba enfadada, ahora sonaba preocupada. _ ¿No te quedan demasiadas cosas por vivir como para engancharte a un tío tan mayor? En serio Laura, creo que estás loca.

_ ¿Loca yo? Yo no llevo desde que tengo uso de razón saliendo con un solo chico y sin una meta._ respondió Laura en tono despectivo.

_ ¿Eso piensas de mi? ¿Que he echado mi vida a perder?_ ahora era Ari la que estaba al borde de las lágrimas. Laura se había pasado, nosotras solo nos preocupábamos por ella. Era cierto que nos quedaban muchas cosas por vivir y éramos conscientes de que la edad de su novio y las nuestras no eran muy compatibles, pero si ellos se querían deberíamos apoyarles.

_ Lo siento Ari, no se que me ha pasado. He tardado tanto en contároslo porque yo sabía que pasaría exactamente lo que esta pasando. Entiendo que os preocupéis por mi, pero le quiero y él a mi, ¿no es eso lo que siempre quisimos? ¿Lo que tantas veces habíamos deseado en esta misma mesa desde que éramos niñas? _ las lágrimas corrían por los ojos de Laura sin parar y así terminamos todas, llorando como magdalenas y guardándonos para cada una de nosotras nuestras opiniones sobre esta locura que iba a cometer nuestra amiga.

_ Yo te quiero mucho Laura,  y solo me preocupo por ti. Disculpas aceptadas, pero no vuelvas a decirme algo así o morirás. _ Y de nuevo, nos echamos a reir, ¿como podía ser que pasáramos de reir a llorar y viceversa en tan poco tiempo? Eso no era lo importante, lo importante era que nuestras amigas habían hecho las paces.

_ Ya que estamos de confesiones, Seri, ¿por qué no le cuentas a las chicas lo que me contaste ayer?_ dijo Ari quitándose las lágrimas de la cara.

La cara de Seri cambió por completo, se quedó pálida, ¿qué le estaba pasando a Seri? ¿qué era lo que nos ocultaba?

_ ¿Estas bien Seri?_ le pregunté preocupada

_ Si yo...yo creo que voy a empezar a salir con Alex. _ dijo al fin Seri mirando a Ari con cara de pocos amigos.

_ ¿Alex el mejor amigo de Sergio?_ dijimos Angie y yo a la vez.

_ Si, ese Alex. Os pido, por favor, que no le mostréis lo "bien" que os cae, en especial a ti. _ dijo mirándome acusadoramente.

_ Bueno no te diré que no comprendo tus motivos, porque los comprendo_ dije al borde de ataque de risa._pero como se le ocurra hablarme mal o mirarme mal, sabes que no tendré la boca cerrada, no se que problema tiene conmigo.

La tarde pasó volando como cada tarde que pasábamos juntas y estuvo llena de confesiones, pero sabía que a mi mejor amiga le pasaba algo, no tenía nada que ver con Alex, lo que yo no sabía era porqué lo ocultaba, ¿le habría contado algo a Ari anoche? Tendría que interrogar a mi prima, pero iba a ser una tarea dura o tendría que interrogar directamente a Seri. Con todas estas cosas en la cabeza me dirigí a mi casa.

Unos minutos más tarde...

_ ¡Judit! ¿Cómo se te ocurre dejar la casa como la has dejado?_ mi madre comenzó a gritarme nada más entrar por la puerta.
_ Ay mamá relájate que solo he dejado la cama sin hacer_ le dije dirigiéndome a mi habitación.

_ ¿Cómo que me relaje? Ya sabes que la habitación de una señorita debe estar siempre recogida, nunca se sabe en que momento podrá ser visitada y siempre debe estar perfecta. Por cierto, te llegó una carta de Colombia, ¿hiciste amigos en nuestras vacaciones?

_ ¿Una carta de Colombia? ¿Dónde esta?_ pregunté ansiosa.

_ En el salón donde te dejo siempre las cartas hija, pero siempre entras con tu música y pensando en no se que y no te fijas en las cosas, ¿cuantas veces te tengo que decir que...?

Dejé a mi madre con las palabras en la boca, ¿que si hice amigos? esa carta sólo podía ser de una persona, la única persona de la que no quería tener noticias. Y conocía perfectamente el contenido de esa carta. Ahora ya si que debía tomar una decisión. Aunque ya sabía el contenido me obligué a leerla:


Hola Judit:

Como ya viste en el remite de mi carta, en la postal que te adjunto y en el sello de mi nación sobre el sello de esta carta, si, soy Jeff..

¿Que tal esta la chica que ocupa todo mi corazón?
Supongo que esta carta la podría dedicar para decirte lo que siento, pero cada palabra que escribo me hace desear saber de ti, me hace desear poder echar el tiempo hacia atrás y volver al momento en el que yo abrí aquella Web, donde leía un mensaje pidiendo ayuda para conocer mi bella tierra.

Cada vez que paso por Plaza bolívar no puedo dejar de esbozar una sonrisa, recordando cuando te vi la primera vez y te pedí que me enseñaras la ciudad, nerviosa y con voz temblorosa me dijiste que tu no eras de aquí de Colombia y que estabas esperando a un chico para que te hiciera de guía, aun no se porque no te fijaste en el detalle de mi acento y en los rasgos característicos que me delataban que yo era de la misma tierra que tu deseabas conocer.

Podría decirte simplemente que te echo de menos, que recuerdo cada segundo juntos, las visitas que hicimos  incluso a lugares que yo jamás había visitado aun viviendo cerca, Museo Botero, Museo militar y visita muy divertida al Centro Cultural Gabriel García Márquez, donde antes de entrar comimos aquella natilla colombiana y manchaste tu blusa y donde esa mancha inexplicablemente en forma de corazón sobre tu blusa azul me hizo decir inconscientemente “Estamos predestinados” y ahí comenzó todo, ahí me perdí en las calles de tu mirada.

Nuestro primer beso en aquel restaurante, en aquella terraza con vistas al mundo jamás lo olvidare, jamás olvidare cuando cogiste mi mano y me dijiste, no voy a estar toda la vida acá en Colombia y donde yo te dije pero si acá, señalando con mi dedo índice mi pecho, donde aun te guardo en esa cajita llamada corazón.
Pasamos tantos momentos juntos que siendo sincero tendría que escribirte un libro para poder redactar tu estancia en mi corazón y mi aventura perdido en tus ojos.
Te echo de menos Judit, echo de menos tus besos, tus abrazos y sobre todo echo de menos tus buenos días saltando sobre mi y haciéndome cosquillas para que abriera los ojos y sonriera al verte, pero ya sabes que no necesito motivación alguna para sonreír al verte porque solo tu eres capaz de hacerme feliz.

Con todo el dolor de mi corazón he de despedirme ya, no sin antes decirte que
TE AMO  y que deseo poder volver a tenerte arropada en mis brazos perderme en tus ojos y oír la música que tocabas dentro de mi corazón con fuerza.

Un Beso Amor, lo eres todo para mí

 TE AMA
     Jeff
                           

La leí y releí miles de veces, las primeras veces llorando, las siguientes analizándolo todo, ¿cómo podía decir que me amaba? Sentía que mi cabeza iba a explotar y que mi corazón se saldría del pecho, ¿cómo podía quererle y odiarle a la vez? y pensando en todo esto me quedé dormida.

FIN.

(SERI)

Al terminar la reunión...

_ ¿Alex? ¿Qué haces tú aquí?_ pregunté algo sorprendida. Y es que no esperaba para nada verle parado en la salida del parque. 

_ Pasaba por aquí y escuché los gritos de tu amiga Ari, ¿qué es lo habéis hecho?_ dijo en tono divertido.

Estaba guapísimo, con un pantalón vaquero que le sentaba de maravilla, yo no podía dejar de mirarle y con una sudadera verde que combinaba con sus preciosos ojos, ¿en serio era una simple coincidencia?

_ Bueno Laura soltó un bombazo …_ y caí en la cuenta, si había escuchado a Ari, quizás había escuchado todo, ¿y si había escuchado todo? Eso querría decir que había escuchado como confesé a mis amigas mi intención de salir con él. _ Dime que no escuchaste toda nuestra conversación_ le rogué. 

_ ¿Te apetece tomar algo?_ me preguntó él con gesto divertido. 


_ Si, vamos _ le respondí. Lo había escuchado, si no ¿por qué querría tomar algo conmigo? Me estaba volviendo loca y esa sonrisa de felicidad que llevaba en la cara era muy sospechosa. 


Anduvimos un largo rato, cada uno inmerso en nuestro mundo y cruzando nuestras miradas de vez en cuando, se notaba que Alex había cambiado; ahora parecía tranquilo consigo mismo e incluso parecía más maduro que de costumbre, además de que sus facciones habían cambiado, ya no tenía la cara aniñada del verano pasado, ¿o sería la barba que cubría su cara lo que le hacía parecer un hombre y no un joven de 22 años?  

Entramos en un restaurante llamado "El Jardín Secreto", que me llamó la atención ya desde fuera, parecía el típico lugar donde se iba en pareja y eso me agradaba, pues el antiguo Alex me habría llevado a un antro lleno de borrachos en el que me comerían con la mirada y así él tendría un motivo para descargar su ira contra alguien. 


El lugar tenía la iluminación justa para que nos viéramos las caras y del techo colgaban plantas bastante exóticas y lámparas de luz lúgubre, nos tocó en una mesita al fondo del local en la que solo nos faltaba el buey, la mula y el niño para que pareciese el portal de Belén, pero tenía su encanto y parecía muy romántico. 


_ ¿Te gusta el sitio?_ me preguntó Alex intrigado. 


_ Me has dejado sin palabras, ¿qué pintamos tu y yo en un sitio como éste? ¿Te traes a todas tus conquistas aquí?_ le dije divertida. 


_ ¿A caso te consideras una de mis conquistas?_ tocado y hundido, y noté su sonrisa de superioridad. 


_ No lo sé, dímelo tu_ le respondí sin pensarlo dos veces. 


Se me quedó mirando fijamente, mi respuesta le había sorprendido, de eso no tenía duda, pero tenía miedo de escuchar su respuesta, así que como una cobarde, cambié de tema. 


_ ¿Qué has hecho durante estos meses? Pensaba que querías que desapareciese de tu vida._  le reproché. 



(Flashback)



Estábamos tumbados en la cama, tenía el pelo revuelto y agotada, ¡es que este chico me va a matar! ¿Cómo podíamos llevar ese ritmo? Y es que desde el aquel día que nos acostamos por primera vez, no habíamos parado de hacerlo y desde eso habían pasado mas de 3 semanas. 



_Guau! Hoy has estado increíble. _ me dijo.



_Te dije que era una buena alumna si la asignatura me gustaba. _ le conteste con una gran sonrisa. 

_Vas a tener que disimular mejor, esa sonrisa te delatará delante de las chicas._ me miraba con la misma sonrisa. Pero sus palabras me hirieron hasta lo más profundo de mi alma.



_ ¿Qué pasa, aún quieres que siga siendo tu secretito?_ le pregunté indignada.



_ No es eso Seri, solo que no quiero que los chicos se enteren, sin más.



_ ¿Es que te avergüenzas de mí? _ mi cabreo iba en aumento, pero si solo nos acostábamos, no había nada más entre nosotros. ¿Qué me estaba pasando?



_ No me digas que te estás enamorando...ya sabías lo que había desde el principio,  no me montes escenitas._ me dijo fríamente. 



_Yo... _ y no pude hablar más,  mis lágrimas salían a borbotones, sin parar. 



_ Será mejor que no volvamos a vernos. _ añadió. 



Y me fui de allí. 


(Fin del flashback)



_Yo... lo siento, me comporté como un auténtico gilipollas. ¿Podrás perdonarme por aquel día? _ dijo. Y parecía sincero. 


_ Bueno cuéntame que has hecho en este tiempo. _ le dije obviando su s disculpas. 


_ He estado rehabilitándome._ dijo al fin. 


Mis ojos se abrieron como platos,  yo sabía que Alex tenía problemas para controlar su ira, pero ignoraba que hubiese más. 


_ Sigue contándome_ le dije.


Y pasaron cerca de dos horas entre coctel y coctel  hasta que finalizó su historia. Quizá una de las más duras que había escuchado. 


_No quiero que me tengas lástima Seri.


_¿Crees que te tengo lástima?  Pues eso es que no me conoces. _ le dije. _ Además,  aún no te he perdonado por lo cruel que fuiste conmigo._ añadí intentando poner cara de indiferencia.


_Ah, pues yo pensé que si...¿Qué ha sido eso de que querías empezar algo conmigo?_ dijo con una sonrisa de triunfo.


¡Sabía que lo había escuchado!


_Escuchar conversaciones ajenas es de mala educación, ¿sabías?_ le dije roja como un tomate.

_ Yo no tengo la culpa de que seáis tan escandalosas, cielo._ replicó él.

_ ¿Escandalosas nosotras? ¿O es que tu curiosidad aumentó cuando escuchaste tu nombre?_ le pregunté entre risas.

¿Estábamos tonteando? ¡SII!  Y lo peor es que me gustaba este tonteo que habíamos tenido, desde la dichosa fiesta en mi casa, no me sentía muy bien; me sentía realmente mal por no poder alegrarme por mi mejor amiga y Aarón. Y gracias a Alex, ni siquiera me había acordado del tema. Quizá para olvidarme por completo de Aarón necesitaba dejar entrar a Alex en mi vida, aunque él no había mencionado nada de todo esto. No sabía si sólo quería recuperar mi amistad o ¿querría algo más de mí? Aunque yo no estaba dispuesta a pasarlo mal, pero se le veía tan cambiado... ufff antes de hacerme ilusiones descubriría qué es lo que quiere él y qué es lo que yo quiero, que tampoco lo tenía nada claro... lo de salir con él lo dije para salir del paso, no podía contar lo de Aarón, a Judit le destrozaría. Demasiados interrogantes por una cena sin importancia.

_ ¿En que piensas? Estás muy pensativa hoy. _ me dijo de repente Alex.

_ Nada Alex, solo me parecía raro que aparecieses el otro día en mi casa._ le dije. Ni yo misma me esperaba haber sido tan espontánea. Es que ni siquiera quería decírselo, simplemente salió.

_ ¿De verdad quieres saberlo?_ me preguntó con media sonrisa.

_Por supuesto que quiero saberlo._ respondí; y ya que había sido valiente para preguntar, no quería ser cobarde para escuchar su respuesta.

Y tras un largo silencio:

_ Volví porque, no te rías, me enamoré de ti. Estaba enamorado de ti  y no me dí cuenta hasta el mismo día en que saliste por la puerta de mi casa, aquel día que fui tan cruel contigo. No sé ni como ni cuando sucedió solo se  que me he rehabilitado por ti, porque quiero ser el hombre que tu quieres que sea. Seri, volví porque te quiero, te he echado tanto de menos...

¡Guaauuu! Vaya declaración, eso si que me pilló completamente desprevenida. Ahora me tocaba a mi responder, pero me había quedado en shock...Él me había echado de su vida y ahora volvía y con un "lo siento" quería arreglarlo todo. ¿Estaba preparada para aceptar los sentimientos de Alex? ¿Me ayudaría Alex a olvidar a Aarón? Pero eso sería utilizar a Alex, él estaba siendo sincero conmigo y yo le debía al menos eso.

_ Perdona, ¿cómo has dicho?_ salí de mi shock y le volví a preguntar.

_ Te quiero, Seri. Es el resumen del discurso que te acabo de soltar, ¿me darás una oportunidad?

_ No se que decir, Alex. Una cosa es tomar algo y contarnos que tal nos ha ido la vida y otra muy distinta es escuchar una estúpida declaración. Además, ¿das por hecho que te he estado esperando o que yo deseaba esto? ¡No es así!_ le repliqué.

_ ¿Estúpida declaración?_ preguntó dolido.

_ Mira Alex, ahora mismo no se que decir y tengo que irme, se está haciendo tarde.

_ Te acompaño a casa._ añadió.

_ Necesito estar sola, Alex. Gracias por la cena._  dije. Y salí de allí a toda velocidad. Y en cuanto salí de allí  cogí el teléfono y la llamé, en estos momentos la necesitaba más que nunca.

FIN.






 (JUDIT)

Hey, I just met you and this is crazy, but here´s my  number so call me, maybe. 
Hey, I just met you and this is crazy, but here´s my  number so call me, maybe.
Hey, I just met you and this is crazy, but here´s my  number so call me, maybe.



_ ¡Cariño, el móvil no deja de sonar!_ me dijo mi madre.  

Me había quedado profundamente dormida, después de tantas vueltas al tema de Jeff me quede dormida para evitar tener que pensar en ello. 

_ ¿Seri?_ dije adormilada. 


_¿Churri, te he despertado?_ pregunto mi mejor amiga extrañada. Y era normal, solo eran las 23.00 de la noche y yo acostumbraba a trasnochar bastante. 

_ No, ¿ha pasado algo?

_ Bueno..._ dudo un instante antes de decir: _Alex se ha declarado. _ dijo al fin. 

_ ¿Como? ¿Que Alex que?_ le pregunte sorprendida. Yo no conocía mucho a Alex pero aparentemente era el típico chico guapo, chulito y engreído que se pensaba que era el centro de atención de todo el mundo, yo le aguantaba porque era el mejor amigo de Sergio y por mi prima. 

_ Si tía, cuando salí del parque estaba esperándome. _ me dijo ya menos preocupada y mas emocionada. 


_¿Cómo sabia que estabas en el parque?_ le pregunte intrigada. 

_ Segun el, pasaba por alli y escucho a Ari gritar a Laura y no pudo evitar quedarse escuchando, TODA nuestra conversacion. 

_¡¿TODAAAA?!_ le pregunte a mi amiga exaltada. _ ¿Incluso lo que tu dijiste? 

_ Si. _ respondio. 

_ ¡Cuentamelo todo YA!_ le ordene.

Y después de casi media hora escuchando a mi amiga, me estaba dando cuenta de lo que la echaba de menos, no sabia que era lo que le había pasado estos días  porque se había distanciando, pero me daba igual, ya estaba de vuelta la antigua Seri, mi Seri.

_ Me siento tan perdida..._dijo sollozando y me devolvió al mundo real.

_ Ay cariño, no me extraña, después de la confesión creo que yo me hubiese quedado igual y más después del trato que te dió en verano. ¿Ves como es un gilipollas?_ le dije yo.

_ Pero ahora ha cambiado, puedo verlo en su comportamiento, puedo verlo en su mirada, ahora, relajada y sin rencor. Y lo mas importante es que dice que me quiere. ¿Te lo puedes creer? Dice que me quiere..._ y tras un instante de silencio: _ ¿Por que me da la sensación de que no te alegras por mi?_ dijo mi amiga.

_¡Claro que me alegro por ti! No digas tonterías, lo único que me pasa es que no me fío de Alex, ya sabes que nunca tuvimos una gran relación y lo que pasó con mi prima al principio.

_ No tiene porque haber malos entendidos ahora, como te he dicho, el es otra persona ahora._ dijo ella cortante.

_ Lo siento Seri, no quiero discutir por este tema, ¿a ti te hará feliz?, pues adelante, pero ni tu te fías de el...si no, ¿porque no le diste una respuesta y le dejaste plantado en el restaurante?_  le contesté.

_ Bueno yo tampoco quiero discutir, pensaba que mi mejor amiga se podría alegrar por mi y podría darme su apoyo. Yo siempre estoy para ti, pero tu, ¿cuando estarás para mi? Claro ahora que no gira nada en torno a ti no te interesa el tema,  ¿verdad?...

Y  colgué.

¿Qué narices le pasaba a mi amiga? Últimamente parecía que estaba tratando con su Mr. Hyde y no con Seri, me iba a volver loca, primero me llama tan amable y termina llamándome egocéntrica. Tenía que hablar con ella cuando se nos pasara lo que fuera que nos pasara.

Mi móvil anunciaba que un SMS había llegado y me apresuré a descubrir su contenido, ¿que más sorpresas me depararía el día de hoy? Entre la carta y la llamada de Seri, sinceramente, me daba miedo abrir el sms pero en cuanto vi su nombre en la pantallita me relajé.

"¿Desayunamos juntos mañana? Te quiero." 

Sentí un cosquilleo en el estómago, ¿era un sueño o de verdad estaba saliendo con Aarón? Desde que tengo uso de razón él es el chico que me gusta, sabía que me enamoraría de él en cuanto Seri, él y yo nos sentamos juntos el primer día de clase. Ha sido duro perseguir un amor unidireccional y cuando ya había tirado la toalla por completo, de nuevo aparece en casa de Seri, en mi vida. Jamás pensé que después de aquella conversación que tuvimos el día de nuestra graduación pudiese salir con Aarón.

(Flashback)

_ Estás muy guapo hoy Aarón. _ le dijo Seri a nuestro amigo. Y lo cierto era que esa corbata azul a juego con sus ojos le sentaba muy bien. 
_ ¿Bailas?_ le preguntó Aarón a Seri. 

Estaba sonando "I don´t want miss a thing" de Aerosmith, una de mis canciones favoritas, y ahí estaban mi mejor amiga y el chico que me gustaba bailándola. 

_ Estás preciosa esta noche._ susurró alguien en mi oído. 

_ ¿Qué estás haciendo tu aquí?_ le pregunté sorprendida.

_ Al final me decidí a venir, no tenía nada mejor que hacer._ dijo como si no le importase nada. 

_ ¿No tiene nada que ver con que quisieras verme de gala?_ le dije con una sonrisa burlona. 

_ No te des tanta importancia, bonita. Vamos a bailar. 

Ahora sonaba algo más movidito, "The time" de Black Eyed Peas y menos mal porque no me imaginaba con Alex bailando una lenta. Intentaría echárseme encima como había intentado hacer desde la fiesta de cumpleaños de Aarón. 

_ Mira allí_ dijo Alex con malicia. 

Y mi mundo se vino abajo, Seri encaminaba su boca a la de Aarón, mi mejor amiga sabía que me moría por él y a ella parecía darle igual. Y no vi más. Besé a Alex como nunca había besado a nadie, tal era la rabia que sentí que mis ojos se llenaron de lágrimas.

_ Lo siento._ le dije a Alex. 

Me disponía a salir de la discoteca cuando Alex me agarró fuertemente del brazo, me guió a la calle y me llevó a un callejón. Estaba fuera de sí y me estaba asustando. 

_ ¿Primero me besas y luego quieres huir?Ni te imaginas el tiempo que llevo esperando esto_ dijo pasando su lengua por mi cuello. 

_¿Qué estás haciendo?_ le pregunté intentando retirarme, pero me era casi imposible, me tenía atrapada con su cuerpo. Por más fuerza que intentaba hacer él era más fuerte. 

_¿No decías que había venido para ver tu vestido? Pues prefiero ver lo que oculta tu vestido._ dijo con tono lascivo. 

Me estaba desgarrando la parte de arriba del vestido cuando recibió un fuerte puñetazo en la cara y calló al suelo. Aarón estaba allí. 

_ Vámonos de aquí._ Ordenó tapándome con su chaqueta. 

_¿Dónde esta Seri?_ pregunté cuando llegamos al coche y no vi a mi amiga. 

_ Se ha quedado con Angie y Laura. 

No hablamos durante todo el camino, yo aún estaba asustada por lo que había pasado, Aarón llegó a tiempo, no sé que hubiese pasado si no llega a aparecer. Jamás había visto a Alex en ese estado.  ¿Cómo había sido capaz de hacerme algo así? 

_ ¿Por qué estabas besando a Alex en la fiesta?_ me reprochó Aarón. 

_ ¿Porqué estabas besando a Seri?_ le devolví el reproche. 

_ No he besado a Seri, ella me quiso besar, pero yo no dejé que pasara. Lo siguiente que vi fue como besabas apasionada a Alex y cómo te sacaba de la fiesta... Salí a por ti. ¡Jamás pensé que Alex te podría hacer daño!

_ ¿Saliste a por mí? ¿Cómo que saliste a por mi?_  le pregunté.

Un silencio incómodo inundó el pequeño espacio que había en el interior del coche, él no dejaba de mirarme yo estaba perdida en sus ojos, nuestros rostros se iban acercando, noté sus labios en mi frente, bajaron por mi nariz, pasaron por mis ojos, con sus dedos secó las lágrimas que no dejaban de caer a borbotones. Y por fin me besó, dulcemente al principio, pero pronto se hizo más apasionado, mi corazón latía a mil por hora, estaba nerviosa. Aarón besaba la comisura de mis labios y jugueteaba con ellos y poco a poco su lengua pidió paso hacia el interior de mi boca y danzó junto a la mía, se complementaban a la perfección, ¿cómo había vivido sin estos besos?

_ Tenemos que parar Judit._ Dijo él de repente. 

_ ¿Por qué has salido a buscarme?_ le pregunté. 

_ Te perdí en su día pero no quería volver a perderte. 

_¿No querías?_ dije enfatizando la última palabra. 

_ Yo... Estoy confuso, no se que es lo que quiero, pero quiero proponerte algo.

_ ¿Una propuesta?

_ Cuando tenga claras las cosas volveré, te buscaré allá donde estés y si no es tarde lo intentaremos. 

_ Eres un idiota._ Le besé y me bajé del coche con su chaqueta puesta aún y con lágrimas en los ojos. 

(Fin Flashback)

Me dirigí a mi armario y junto al vestido desgarrado de aquella noche estaba la chaqueta del traje de Aarón, habían pasado dos años desde aquella propuesta, no era demasiado tarde o ¿quizás si?

"Nada me apetece más que desayunar contigo. ¿Me recoges a las 10 en mi portal?"


FIN


(Angie)


 ¡Pii piipii pii!

Apagué el despertador, eran las 6.30 de la madrugada y aún podía quedarme cinco minutitos más en la cama y cuando me disponía a acurrucarme otro poquito mi móvil comenzó a vibrar, lo ignoré, seguro que era un whatsapp de alguien que aun no se ha acostado o de alguna de las chicas, pues poca gente más tenía mi teléfono. No soy tan popular como Seri o Laura, me cuesta mucho confiar en los demás... el móvil seguía vibrando, eso ya no era el whatsapp. 

_ ¿Si?_ contesté adormilada.

_ ¿Qué haces aún acostada? ¡No vas a llegar a clase!_ dijo al otro lado una voz de chico que me era tremendamente familiar. 

_ ¿Quién eres? ¿Es que no has visto que son las 6.30 de la mañana?_ le chillé al interlocutor. 

_ ¿De verdad que no sabes quién soy?_ dijo el chico en tono tristón. 

_ ¿Kixpo?_ me arriesgué, ¡pero no podía ser! Él no tenía mi teléfono que yo supiese...

_ ¡Bingo! Ya sabía yo que me reconocerías. Te espero en el portal y por la hora que es tienes unos 15 minutos para bajar y que nos de tiempo a tomar un café. Necesito hablar contigo. ¡Date prisa!

Mientras me duchaba por mi cabeza pasaban millones de razones por las cuales podría estar Kixpo en la puerta de mi casa, pero todas carecían de lógica alguna, pues de poco nos conocíamos, él era un amigo de Sergio y de las chicas y una de las pocas veces que habíamos hablado yo le había dado un bofetón. ¿A caso venía a disculparse por aquel beso robado? ¡Más le valía no hacerlo!

No sabía que ponerme y solo disponía de 5 minutos para arreglarme.  Vaqueros desgastado, deportivas, y mi sudadera favorita, pues a penas acababa de iniciar el otoño pero ya se notaba el frío por las mañanas. Un paroncito en el baño para recogerme el pelo en una coleta alta, un toque de brillo en los labios, y ¡lista!

_ Vaya, ¡si que eres rápida! _ dijo Kixpo sobresaltado cuando abrí la puerta del portal. _ Por  cierto, estás preciosa. _ dijo susurrando cerca de mi oído.

Caminamos durante unos 10 minutos calle abajo, a penas iniciaba el otoño pero ya hacía frío a esas horas y la llegada a la parada del autobús se hacía interminable, entre el frío que calaba hasta los huesos y el silencio incómodo que había, lo único que quería era salir corriendo de allí. ¿No había venido a hablar? ¿Qué quiere? ¿Por qué no habla?

_ ¿Qué te ha traído hasta la puerta de mi casa a las 6.30 de la mañana?_ le pregunté rompiendo el silencio.

_ Lo siento por lo del otro día, no sé que se me pasó por la cabeza. Estuvo totalmente fuera de lugar...

Y me lancé a su boca. No quería seguir escuchándole, solo deseaba volver a sentir sus labios junto a los míos. Nuestras lenguas inspeccionaban cada recoveco de nuestras bocas. ¿Cómo podía gustarme tanto?

_ Angie, yo creí que no te gustó que yo..._ dijo con voz entrecortada. 

Ni yo misma sabía qué me había pasado, ¿cómo hacérselo entender a él? Necesitaba tiempo para aclararme, realmente no sabía nada de él...

_ Angie... _ dijo dubitativo sacandome de mi mundo interior. 

_ Yo soy la que se tiene que disculpar, aun no sé por qué te abofeteé, y tampoco sé por qué te acabo de besar... porque se que no...

Y ahora era él el que se había adueñado de mi boca, me besaba con la misma pasión que la noche de la fiesta, con fiereza. Y de repente paró, tomó aire y comenzó a hablar:

_ Me gustas Angie, me gustas desde aquel día en que apareciste en el parque con Ari. Era la primera vez que te veía y ya sabía que eras especial, y por eso Sergio me invitó ese día a bajar al parque haciéndome creer que yo podría ayudarle con Ari. En ese momento no me di cuenta de lo que en realidad pretendían, era que nos conociésemos.

Pero eso yo ya lo sabía. Había guardado el secreto durante unos cuantos años, le prometí a Ari que no le diría a Sergio que sabía cual era el plan desde el primer momento. 

(Flashback)

_ ¡Angie, Ari está aquí!_ gritó mi madre desde la cocina.
_ ¡Ya salgo!_ respondí desde mi habitación.

Recorrí el largo pasillo que unía el comedor con el resto de las habitaciones de la casa, no recordaba haber quedado con nadie, dudé a medio camino si darme la vuelta y cambiarme, pero decidí que solo entraría al baño a recogerme un poco el pelo, y en cuanto estuvo la coleta perfectamente hecha, salí a recibir a mi amiga.
 _ ¿Qué haces en pijama a estas horas?_ preguntó Ari.

_ No tengo pensado salir, tengo que estudiar y hacer el trabajo de Latín, ¿no piensas hacer nada en todo el curso?_ le dije de mal humor.

No podía entender como una chica como Ariadna, que estaba repitiendo el curso, seguía sin ser capaz de esforzarse en otra cosa que no fuese estar con su novio. No era tan difícil coger los libros y sentarse a repasar cada día.

_ No tenemos tiempo para sermones. Angie, necesito que me acompañes a ver a Sergio, hoy hemos vuelto a discutir y la única razón por la cual ha accedido a quedar conmigo es porque quiere presentarte a un amigo suyo, le he dicho millones de veces que no me gusta para tí, que parece un chico solitario. Siento pedirte esto, si no te gusta no tienes que volver a verle, pero necesito que me acompañes, si aparezco sin ti..._ dijo al borde de las lágrimas.

Desde que éramos amigas, Ari y Sergio siempre estaban dejándose mutuamente, pero a los dos días se daban cuenta de que estaban locos el uno por el otro y volvían juntos, pero esta vez notaba algo diferente en ella; estaba realmente preocupada.

_ Está bien, te acompaño, pero solo un rato. Sabes que tengo que volver pronto a casa. _ le respondí sonriendo. _ ¿Qué me pongo? Tengo que impresionar a... ¿cómo has dicho que se llama?

_ No he dicho como se llama, llamémosle X. Y ahora déjame que busque algo decente que ponerte en el armario_ contestó Ari algo más animada.

Media hora después iba enfundada en unos pantalones color beige y una camiseta palabra de honor marrón que hacían juego con ella. Según Ari, tenía que estar arreglada pero informal. Habíamos pasado cerca de 15 minutos con el maquillaje y el peinado y el resultado fue espectacular. Esperaba impresionar a los chicos.

_ Necesito hacerte una última petición._ dijo mi amiga muy seria.

_ Cuenta con ello. _ le respondí.

_ Prométeme que nunca le contarás a Sergio que ya sabías que ibas a una cita a ciegas._ dijo uniendo las manos a modo de rezo.

_ Te lo prometo.

Cogimos el bus para llegar a nuestro lugar de reunión, llevábamos años reuniéndonos allí, todas las cosas importantes, todos nuestros secretos, todo, ocurría  en ese parque.

Según nos acercábamos podía ver a Sergio, parecía disfrutar de la compañía de su amigo, pues nunca le había visto reírse y conversar así con nadie. Pero mi vista se detuvo en su acompañante, no podía ver su cara, pues estaba de espaldas, pero me pareció el ser más atractivo que pisaba la capa de la tierra. Un chico de aproximadamente un metro ochenta, pelo moreno y piel tostada, lucía unos brazos fuertes llenos de tatuajes y su voz resultaba grave pero tranquila. Me estaba poniendo nerviosa y eso que no había visto su cara.

_ ¿Angie?_ me interrogó Ariadna.

_ ¿Vas en serio? ¿Cómo se le ha ocurrido a Sergio que este chico se fijaría en mí?_ respondí entre susurros.

Demasiado tarde para respuestas, nos acercábamos demasiado y podrían oírnos, pues yo a X le escuchaba a la perfección. 

Sergio nos vio y debió comunicárselo a su acompañante porque se dirigían hacia nosotras y si de espaldas me había parecido increible, no se como explicar  lo que me recorrió el cuerpo cuando le ví frente a mi. Una sonrisa perfecta y sus ojos oscuros me dejaron completamente fuera de juego.

_ El es Kixpo_ dijo Sergio. 

_ Ella es Angie _ se apresuró a decir Ari. 

Pero yo no podía articular palabra, estaba nerviosa, se aproximaba a darme dos besos y por accidente giré mi cara provocando que me diera uno de ellos en la comisura de la boca.

_ Lo-Lo-Lo siento yo..._ me disculpé. 

Y el comenzó a reírse, a reírse a carcajadas. 

(Fin Flashback)

Entramos en la cafetería que estaba al lado de la parada del autobús, como bien me había dicho me daría tiempo a tomar un café antes de irme a clase.

_ ¿No vas a decir nada?_ preguntó él nervioso.

_ Aún no sé qué decir, quiero decir, ¿es cierto todo eso?_ dije con una sonrisa de oreja a oreja; llevaba tiempo pensando en decirle lo que sentía por él, que me gustaba desde que le vi de espaldas hablando con Sergio el día que nos conocimos.

_ Siento no haberte dicho nada antes, Angie, yo no podía. El otro día en casa de Seri...siento haber sido tan brusco.

_ Yo también siento el guantazo que te dí. Me pilló por sorpresa._ le dije haciéndole un gesto de disculpa.

No dejaba de mirarme con una sonrisa de oreja a oreja, el camarero no traía los desayunos y yo me estaba debatiendo entre irme a clase o dejar pasar las primeras horas y así poder digerir bien lo que Kixpo acababa de decir o por qué no, quizás podría pasar el resto de la mañana con él.

_ ¿Tienes algo que hacer?_ le pregunté.

_ Debería ir a clase, pero si me propones algo mejor..._ dijo poniendo tono de misterio.

Desayunamos entre risas y salimos de la cafetería. No sabía como acabaría el día, pero jamás hubiese imaginado mejor forma de comenzarlo.

FIN

















My Blog List

Con la tecnología de Blogger.

Follow by Email

Blogroll


El librero de Tetsu Hana Powered by BannerFans.com http://fantasiaalos30.blogspot.com.es/

Popular Posts

Followers